Surfear


Surfear – Una experiencia inolvidable

Jack  O`Neill siempre ha dicho que: “hay tres cosas importantes en la vida: surf, resaca y resaca”

El waveriding se ha hecho más y más popular para muchos jóvenes en los últimos años, incluso aunque no vivan cerca del océano. Los viajes a los spots de todo el mundo, como Europa, EEUU o Indonesia han hecho de estos lugares los destinos favoritos para los amantes de los deportes acuáticos.

Pero casi nadie sabe que el surfing en olas tiene ya cerca de 4.000 años de antigüedad. A través del surf polinesio consiguió propagarse a través de los mares del sur inicialmente.

“Body-boarden” fue el primer paso en el desarrollo del surf, donde se surfeaba la ola sin un apoyo, utilizando solo el cuerpo. Más tarde la gente comenzó a hacer surf acostado, sentado o arrodillado en la tabla, que fue especialmente una técnica difundida por los polinesios. En los años siguientes del surfing, éste se desarrollo a un surfing en el que te levantabas en la tabla, mayormente en Tahití, y hombres, mujeres y niños empezaron a ir al océano para surfear.

En el momento de la colonización  de la Polinesia Oriental, el surf llegó a las Islas Marquesas, a Nueva Zelanda, Rapa, a la Isla de Pascua y, finalmente, también a Hawaii. Se desarrolló a lo que se llama “circulación diagonal”. El surfing ha tenido un gran significado social y se podía ver claramente porque las mayores bahías con las más largas y mejores olas eran reservadas para los reyes y no estaban disponibles para el resto de los habitantes. El festival anual Makahiki es también otra fecha importante en el desarrollo del surf: donde el trabajo queda interrumpido durante 3 meses para disfrutar del relax, el deporte, la danza y la fiesta. Los campeonatos de surf cobraron mucha importancia, y en ese momento miles de espectadores llegaron a verlo. Desde entonces el surfing fué y es un deporte nacional en las islas de Hawaii.

En el comienzo del siglo 19 hubo un parón en la historia del surf: el cristianismo se extendió y oprimió cada vez más la cultura hawaiana. En 1819 el Makahiki festival tuvo lugar por última vez y las costumbres paganas se sustituyeron por estrictas normas de la iglesia. El surfing también se consideró como un acto inútil, pagano e indecente (hombres y mujeres hacían surf juntos), siendo prohibido finalmente en 1823.

Cuando en 1908 se fundó el primer club de surf en Hawaii, una nueva era había comenzado, la cual no ha terminado hasta los días de hoy y se ha extendido alrededor de todo el mundo. El estilo de vida del surf fascina a muchas personas hoy en día, y la increíble sensación de surfear una ola se celebra una y otra vez entre surfistas.